Restaurante Montealegre – Hotel Casa Higueras, Valparaíso

UN DÍA EN VALPO – PARTE 1

El equipo de Glotones Magazine fué por el día a Valparaíso y cómo no, aprovechamos la oportunidad para conocer nuevas cartas y nuevos amigos.

Glotones-Magazine-Montealegre-Valparaíso

Nuestra primera parada del día fue el restaurante del lujoso hotel boutique Casa Higueras, Montealegre. Un restaurante que pareciera estar escondido del público, oculto tras el mismo hotel y entre caserones clásicos de estos cerros.

Era viernes, hora de almuerzo y llegamos con el siguiente plan, entregarnos en las manos del chef Antonio Moreno y dejarnos llevar por lo que él nos quisiera mostrar de su carta. Y así fue.

Nos tocó un día espectacular por lo que no dudamos en sentarnos en la terraza para aprovechar la vista y los más de 20 grados que nos permitieron almorzar en polera en pleno agosto.

Antonio, chef ejecutivo de Montealegre hace ya 2 años, salió a recibirnos a los pocos minutos. De personalidad tranquila, pero con una marcada pasión por lo que hace, nos invitó a probar una versión de su menú de degustación de 6 tiempos presente como opción fija en la carta del restaurante para quien se anime a experimentar ($23.500 p/p sin maridaje). Accedimos con gusto y él se retiró a su centro de comando.

A los pocos minutos y para esperar nuestra primera entrada, nos llegó una mini marraqueta tibia con mantequilla, un capuccino de espárragos – sopa fría de espárragos, limón y emulsión de leche y carbón, suave y muy sabrosa, servida en una taza de café (cortesía de la casa para todos los comensales) y la preparación de la casa, un pisco sour de higos, que tiene la particularidad de ser preparado con higos macerados ahí mismo. Nuestra apreciación: Todo muy rico. El capuccino, una grata sorpresa y el pisco sour, ¡muy original! Dulce, pero no empalagoso.

Glotones-Magazine-Montealegre-pisco-sour-higos

Y comienza el tour:
  • Entrada 1: Roulade de Jaiba con mayonesa de calamar: Envuelto en láminas de pepino, cremoso de palta, encurtidos y emulsión de calamar. Prefecto como entrada. Muy fresco, con una hermosa presentación y con la jaiba como protagonista definitiva.

Glotones-Magazine-Montealegre-roulade-de-jaiba

Entrada 2: Crema de Osobuco con croqueta de osobuco y queso de cabra sobre quínoa frita: Crema en base a osobuco y cabernet sauvignon. ¡Nuestro favorito indiscutido! Muy sabroso y la croqueta sobre la quínoa frita son una entretenida sorpresa de sabor y textura.

Glotones-Magazine-Montealegre-Crema-de-Osobuco

 

Fondo 1: Pesca del día con reducción de limón y fideua de mariscos con calamares, chipirones y más. El pescado cocinado al punto exacto, fresco, suave y sabroso. Fidegua (paella de fideos) protagonista y con generosa cantidad de mariscos.

Glotones-Magazine-Montealegre-pesca-del-día-fideua

Fondo 2: Cochinillo confitado con cremoso de ajo, guisantes de temporada y salsa de naranja. Trozo de cochinillo cocinado por más de 12 horas. Delicioso y con una costra tan crocante que sorprende y se roba la atención del plato.

Glotones-Magazine-Montealegre-Cochinillo-confitado

Pre-postre: Tocino del cielo. Postre clásico en base a yemas y azúcar, presentado con flores comestibles sobre base de pistacho salado. Cremoso, suave, en fin, simplemente delicioso. Y la presentación, ¡preciosa!

Glotones-Magazine-Montealegre-tocino-del-cieloj

Postre: Tarta de chocolate. En base a chocolate 65% cacao. Un postre más denso, para quienes amen el chocolate y especialmente el amargo. Perfecto para acompañar con un café.

Glotones-Magazine-Montealegre-tarta-de-chocolate

Junto con el último postre y listo para acompañarnos con el café regresó Antonio para poder conversar un poco más. Nos contaba que si tuviese que definir su estilo de cocina tendría que definirla como “rica, sencilla y de sabores simples, donde no encuentras más de 3 sabores en una misma preparación, pero sí mucha técnica en su elaboración” y agrega “no me gusta definir mi cocina bajo un estilo específico, lo que sí me gusta es buscar los productos y acomodarlos a dónde estoy, respetando siempre las temporadas y a los productores”. Es por esto que al poco tiempo de llegado a Montealegre decidió transformar la carta reduciéndola a menos de la mitad de los platos, pero con un régimen de renovación cada 4-5 meses.

Otro punto fuerte del restaurante y que es prioridad para el chef, es la atención. Tal cual se ve en los programas de televisión extranjeros, con cada cambio de carta, Antonio se preocupa de que todo su staff deguste y estudie todos los platos para que puedan entregar la mejor atención a sus clientes. Y señores, podemos confirmar que se nota y ¡se agradece!

Como gran conclusión, la experiencia fue redonda. Buena comida, más de una sorpresa, en un bello lugar y con muy buena atención. ¿Qué más se puede pedir? Recomendable tanto para un almuerzo como para la noche.

Para rematar les dejamos esta reflexión:

La gran mayoría de los chilenos tenemos el mal hábito de no atrevernos a salir de lo que ya nos es conocido y de cierto modo nos asusta atrevernos a probar cosas nuevas, nuevos sabores, por lo que siempre terminamos cargando nuestra elección hacia las mismas opciones que ya conocemos. Lo que esperamos dejarles con esta nota, es la motivación para animarse a experimentar y a venir a restaurantes como Montealegre donde todo un equipo de profesionales trabaja constantemente para idear preparaciones que justamente los sorprendan. ¡Confíen en los expertos y disfruten!

Dirección: Calle Higueras 133, Cerro Alegre, Valparaíso
Reservas: (56-32) 2365350

Vía web: www.restaurantmontealegre.cl