Si se trata de recetas originales y saludables, nuestra amiga Augusta de The Simple Life es la indicada. Hoy nos trae esta novedosa idea para emular el delicioso salmón ahumado en versión crudivegana. ¿Te atreves con el zan-mon?

Estando en Auckland uno de los restoranes que más ganas tenía de conocer era el Little Bird Café: se trata de el primer restorán y café en Nueva Zelanda completamente raw y orgánico.

Ha sido tan exitoso que en corto tiempo han abierto otros 3 locales a lo largo de la ciudad para dar abasto a la demanda. ¡Pasan llenos! Megan May, la dueña, incluso ha lanzando The Unbakery, un libro con todas las recetas de las preparaciones que ofrecen en los locales de Little Bird, y que obviamente compré para inspirarme e intentar replicar algunas de las cosas ricas que comí en ellos.

Una de las recetas que más me llamaron la atención, era su versión raw de lox (salmón curado, una adaptación gringa a la receta clásica escandinava de gravlax) en base a zanahoria. Desde ahí que partí llamándolo zan-mon (¿get it?).

Como tenía dos picnics con amigas esta semana, quería preparar algo novedoso, fresco, fácil de hacer, y que no se echara a perder, así que esa receta parecía perfecta. Decidida a hacer mi propia adaptación, y como todas las mañanas las parto con un jugo (idealmente verde) hecho en mi slow juicer, separé la pulpa de unas 6 zanahorias pequeñas para tener el ingrediente principal.

El resto es muy fácil: se mezcla la pulpa con un poco de humo líquido, jugo de limón, aceite de oliva, una buena sal de mar, y alcaparras a gusto. Rico, fácil, novedoso, y rápido. Y lo mejor? A toda la gente que lo probó le encantó.

Si no tienes un exprimidor de jugos lento igual puedes preparar esta receta. Basta con usar el rallador más pequeño para rallar tus zanahorias, y luego salarlas para remover el exceso de humedad.

La zanahoria es un súper vegetal, y cuando la consumimos cruda aprovechamos al máximo todos sus beneficios nutricionales. Es altísima en fitonutrientes, especialmente en beta-caroteno (hola, bronceado fascinante); y antioxidantes como vitaminas A y C.

Puedes comer este “salmón-no- salmón” como parte de un aperitivo, como topping en una ensalada, en sándwiches, o como se consume tradicionalmente en bagels con mi queso crema.

ZA3

Ingredientes

  • • 2 tazas de pulpa de zanahoria (ver notas).
  • • 1 limón (su jugo).
  • • 2 cucharaditas de sal de mar ó sal rosada, molida.
  • • 2 cucharaditas de humo líquido.
  • • 2 cucharaditas de aceite de oliva extra virgen.
  • • 1 cucharada de alcaparras (opcional).

Instrucciones

  1. Mezclar bien todos los ingredientes.
  2. Rectificar la sazón si fuese necesario, especialmente el equilibrio entre el limón y el humo.
  3. Servir como aperitivo, en sándwich, ensalada, etc.

Notas

  • Puedes obtener la pulpa de zanahoria de dos formas: (1) usando un slow juicer; ó (2) rallando las zanahorias con el rallador más pequeño que tengas, y luego echarle la cantidad de sal que indica la receta, dejar reposar por 10 minutos, y estrujar el máximo de líquido posible.
  • El humo líquido lo encuentras en grandes supermercados, en la sección de condimentos.