Llegó el fin de semana, y con él las ganas de disfrutar de un capricho dulce con la familia. Esta receta del blog Mami Chave está destinada a convertirse en un favorito. ¡Te invitamos a probarla!

Los dulces que más me gustan, son los que mezclan lo hostigoso con ingredientes ácidos, una combinación ganadora -para mi gusto-, ya que que se equilibran todos los sabores a la perfección. Y el Pie de Maracuyá es el mejor ejemplo! Además, amo con locura esta fruta, en todos sus formas y preparaciones.

Ingredientes para la masa:

  • 125 gramos de mantequilla (a temperatura ambiente. Es como medio pan de mantequilla)
  • 2 tazas de harina (sin polvos)
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 2 yemas
  • 1 cucharadita rasa de polvos de hornear
  • 1/4 de taza de leche (50 ml)

Ingredientes para el relleno:

  • 1 tarro de leche condensada (de los clásicos de 390 grs aprox)
  • 250 ml de pulpa de maracuyá (la venden lista y congelada si quieres)
  • Reserva unas 2 a 3 cucharadas para decorar.

Ingredientes para el merengue:

  • 3 claras de huevo
  • 1/2 taza de azúcar (puedes usar más o menos dependiendo de tu gusto)

Preparación

La masa: en un bowl, mezcla con un tenedor la mantequilla junto al azúcar. Luego, integra las yemas y revuelve hasta incorporar todos los ingredientes. Luego, agrega la harina, con los polvos de hornear, la leche y la esencia de vainilla. Comienza a mezclar con las manos. Al inicio se formarán migas, las cuales deberás ir uniendo con tus manos. La idea es lograr una masa homogénea que no se pegue en las manos. Si sientes que está muy húmeda, agrega un poco de harina. Si vez que le falta humedad, agrega unos chorritos más de leche y sigue amasando (usar el sentido común).

Precalienta el horno a 180º C.

Con la masa lista, comienza a estirarla de poco con tus manos y extiéndela suavemente sobre un molde previamente enmantequillado (ideal si es de esos moldes que se desmontan). Lleva la masa al horno por unos 15 minutos, hasta que esté levemente dorada.

Paralelamente, comienza a preparar el relleno. Vierte en un bowl el tarro de leche condensada junto a la pulpa de maracuyá. Comienza a batir hasta integrar completamente los ingredientes.

Retira del horno la masa pre-cocida y vierte el relleno sobre el molde caliente (no apagar el horno).

El merengue: con la ayuda de una batidora, comienza a batir las claras, con la mayor potencia que tengas, sin detenerte. Cuando comience a tornarse blanca, a punto de nieve, ve agregando de a poco el azúcar, a cucharadas o continuamente, haciendo un hilo de azúcar. Sigue batiendo por varios minutos a lograr esa consistencia firme y brillante (sin grumos de azúcar). Para probar que el merengue está listo, gira el bowl sobre tu cabeza. Si no cae nada, ¡es por que está listo! (la idea es que no se separe o gotee). Si se desarma, sigue batiendo.

Con el merengue listo, deberás cubrir la masa con la ayuda de una espátula o con una manga pastelera para hacer formas. Como recomendación, agrega el merengue solo en los bordes del pie y al centro, decora con la pulpa de maracuyá que reservaste. Así, se lucirá más y harás la diferencia con un pie de limón por ejemplo (ve mi foto como referencia).

Lleva nuevamente al horno por 10 minutos más, hasta que comience a dorarse (siempre vigilándolo, ya que se puede quemar). Si quieres dorarlo más, puedes usar un soplete de cocina y darle tu toque.
Deja enfriar por al menos 1 hora y lleva al refrigerador para que tome firmeza y frío (no comer tibio). Lo puedes dejar enfriando de un día para otro si quieres. Sirve trozos generosos y comparte esta dulzura!