Para comer solo o acompañado de amigos, la pizza es una excelente y rica opción. Hacerla tú mismo es súper fácil, y con esta no querrás volver a comprar masa hecha. ¡Y es mucho más saludable que la pizza comprada (sin mencionar que mucho más económico). Elije el relleno que más te guste ¡y disfruta!

La receta sirve para una pizza gigante, o si quieren pueden dividir la masa y congelarla para tener cuando quieran y les de lata esperar

Ingredientes

  • 1 1/2 taza harina sin polvos
  • Una cucharada de levadura en polvo
  • 1 cucharada aceite de oliva
  • 1 cucharadita de sal
  • 3/4 tazas de agua tibia
  • Relleno a elección (recomiendo preferir siempre queso mozzarella de buena calidad).

1.- Mezclar los ingredientes secos de la masa y hacer un agujero al medio, como un volcán. Verter el agua tibia y mezclar con las manos.

2.- Llevar a una superficie enharinada y amasar por 5 a 10 minutos, hasta que la masa esté elástica.

3.- Dejar en un bowl aceitado y tapado por unos 20 minutos para que suba. Precalentar el horno a 200°C.

4.- Volver a la superficie enharinada y estirar hasta alcanzar el grosor y tamaño deseado. En este paso se puede separar para congelar (envolver bien en alusa plástica y guardar en contenedor hermético).

5.- Pinchar la superficie con un tenedor hartas veces para evitar que se infle en el horno. Prehornear por 10 minutos. No apagar el horno.

6.- Rellenar a gusto con queso mozzarella y los rellenos que prefieras.

7.- Hornear por 10 minutos más, hasta que el queso se derrita y la masa esté crujiente.

¡Servir y disfrutar!