Blue Moon se ha posicionado entre los amantes de la cerveza debido a sus particulares ingredientes, como ceste de naranja y  cilantro, que le dan un sutil sabor dulce. Su creador, Keith Villa, revolucionó la industria al poner un toque único en la tradicional receta de la cerveza belga de trigo, la cual cambió la forma en que los consumidores piensan y consumen la cerveza. Y si hablamos de servicio, Blue Moon propone una nueva manera de disfrutarla: “The Perfect Serve”.

 Creada en 1995, es la mayor marca de cerveza craften todo EE.UU., liderando las preferencias de los consumidores.

Desde los años 80 la escena microcervecera ha ido creciendo en EE.UU., pero no fue hasta 1995 cuando se creó algo totalmente diferente. Keith Villa, fascinado con la cultura del estilo cervecero belga, la cual conoció tras realizar un Ph.D. en la Universidad de Bruselas, decidió volver al país norteamericano para poder replicar lo que aprendió, en su propio estilo. Así, ese mismo año Villa montó una pequeña cervecera al lado de un campo béisbol en Denver, Colorado, lugar donde el primer batch de Blue Moon vio la luz.

Para celebrar este gran hito invitó a un grupo de amigos aprobar su nueva creación. Fue ahí cuando uno de los asistentes exclamó: “Algo con un sabor tan increíble solo puede crearse en una luna azul (fenómeno astrológico que ocurre cuando aparecen dos lunas llenas en un mes, siendo la segunda luna la llamada luna azul, lo que se ve cada dos o tres años)”.

La principal característica que diferencia a esta cerveza de trigo es su sabor a ceste de naranja Valencia y cilantro, cuya mezcla de ingredientes aporta un gusto dulce y suave, además de la avena que entrega una sensación cremosa en el paladar. Destaca también el hecho de no estar filtrada, por lo que conserva de mejor manera su sabor y permite resaltar sus ingredientes frutosos con un toque de hierbas y especias junto a 5,4 grados de alcohol.

bluemoonbeer

Otro punto a considerar es que las tradicionales cervezas de estilo belga son elaboradas con cáscaras de naranja más amargas, pero para Blue Moon se utilizan naranjas Valencia, las que entregan un mayor dulzor.

Como es una cerveza especial, no se puede pasar por alto el hecho de que requiere un ritual para servirse llamado “The Perfect Serve”. Debido a que Blue Moon no es filtrada, lo primero que hay que hacer es rodar la botella sobre una superficie plana para que las partículas presentes se mezclen con el resto del contenido. Luego, servir solo la mitad de la cerveza en el interior de un vaso Blue Moon a una inclinación de 45 grados, agitar la botella y agregar el resto. Finalmente, cortar una rodaja de naranja y situarla en el borde del vaso, lo que permitirá intensificar su aroma y sabor.

En suma, ingredientes atractivos y diferentes que juntos aportan al sabor de una receta basada en la creatividad e innovación, mismas cualidades que han llevado a Blue Moon Wheat Ale a transformarse en la cerveza craft más importante de EE.UU.

Nota de cata
  • Color: Dorado y turbio. Al no ser filtrada, entrega más profundidad a su sabor.
  • Aroma: Notas frutales a ceste de naranja con leves toques de trigo.
  • Sabor: Comienza nítido y cítrico, finalizando con un toque de cilantro y naranja. El aporte del ceste de naranja Valencia entrega una sutil dulzura.
  • Sensación de boca: La avena da un cuerpo cremoso a la cerveza, por lo que no es demasiado delgada.
  • Final: Recuerdos a cilantro y toques de naranja.