Hola nuevamente, hoy les quiero comentar sobre una nueva propuesta de cenas a puerta cerrada, es la casa de Cocina Come y Calla ubicada en el Barrio Italia. Asistí por primera vez a fines de Enero y volví para el 14 de Febrero ;)

¿La dinámica? Un grupo de personas que no se conocen, en el lugar y hora pactados dispuestos a dejarse sorprender por las creaciones de un cocinero y su equipo. Aquí no hay cartas, todo es una sorpresa preparada por Patricio, el chef, quien nos esperaba con una cena maridaje de 7 tiempos.

Llegamos a las 21:00 hrs. según lo indicado. Nos recibieron en la terraza con un mojito de rocoto (fuerte y picante) junto a un rollito de ceviche envuelto en papel de arroz. Durante ese momento los 10 comensales aprovechamos de presentarnos y conversar un poco. Luego pasamos a la mesa común, una mesa larga en un ambiente muy acogedor.

IMG_20150202_150258

El segundo plato fue un gazpacho de lechuga coronado con salsa de ajo, brotes de mostaza, almendras y aceitunas verdes en mitades maridado con un Rose a temperatura ideal. Fue definitivamente una explosión de sabores, mi favorito de la noche. Luego un mini sandwich de pescada frita, la fritura excelente! maridado con una cerveza helada que vino perfecta para esta noche de verano. Continuamos con el plato principal: lomo vetado dorado por fuera y jugoso por dentro, sal gruesa y salsa de frutos rojos, servido con un mini pastel de papas camote y chilotas en sartén de hierro. El maridaje de este plato fue un ensamblaje con Syrah de protagonista, una buena elección.

DSC_0433 (1)

Como se imaginarán, en este punto todos éramos muy amigos, la conversación fluía natural y muy animada. Ya habíamos comido bastante pero como dicen… para los dulces siempre queda lugar. El primer postre: Un “melvin” en innovadora versión (granita de melón tuna y cubitos de gelatina de vino blanco).  Como postre final, una sopa de sandía con granita de pomelo, crema de melón y frutas de estación. Terminamos con café, galletas, bajativo de la casa hecho con avellanas y cabritas saborizadas. Cada plato fue explicado por Patricio y los vinos fueron todos de J. Bouchon.

Nos gustó tanto que volvimos a la cena del 14 de febrero. Dada la ocasión, el formato fue en mesas separadas con velas y flores. Partimos con un cocktail de rosas y romero, Luego Ostras, ensalada de brotes con uvas, alioli y jamón curado. Como plato principal: pescado de roca con risotto y de postre parfait de plátano con base de quinua chocolate. El postre no estuvo a la altura de todo lo demás pues la base del postre estaba muy dura y no se podía partir con el cubierto. Finalmente café, infusiones, y un turrón se almendras que estaba delicioso. Esa noche nos sirvieron una infusión de canela y ginseg. Me gustó tanto que se ha hecho parte de nuestra mesa casi a diario.

Se los recomiendo totalmente, la atención un 7. Cada plato es explicado, el ambiente encantador, una gran oportunidad de probar nuevos sabores y texturas.

Las cenas se realizan al parecer semana por medio y pueden enterarse de ellas siguiendo a Casa de cocina comeycalla en facebook/TallerComeyCalla.

Espero les guste este dato, hasta la próxima y a ¡disfrutar!

P.D. Si desean ver más fotos de los platos, los invito a visitar mi blog Chezcarlita